Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 6/44
Últimos temas
» Gyeon School - Elite Confirmacion/Cambio de boton
Jue Sep 24, 2015 1:56 am por Invitado

» Fortuna Maior//hp// elite confirmada
Sáb Sep 05, 2015 6:12 pm por Invitado

» Marauder's Map. Confirmación élite
Sáb Sep 05, 2015 4:30 pm por Invitado

» Marauder's Hallows - Afiliación Élite (Confirmación)♥
Vie Sep 04, 2015 3:30 pm por Invitado

» Twisted Fairytales [Confirmación élite]
Vie Sep 04, 2015 2:22 pm por Invitado

» Second World War RPG - Confirmación af. Élite
Vie Sep 04, 2015 9:36 am por Invitado

» Alexander Hewitt || ID
Jue Sep 03, 2015 11:13 am por Alexander Hewitt

» Registro: Profesores y Alumnos
Mar Sep 01, 2015 11:52 am por The Secret of Erona

» Guía: Bestiario del foro
Mar Sep 01, 2015 11:38 am por The Secret of Erona


Historia del foro

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Historia del foro

Mensaje por The Secret of Erona el Lun Ago 31, 2015 8:14 am

Historia del foro

El comienzo de todas las cosas.

Se dice que hace muchísimos años, el mundo era reinado por el dios de la Oscuridad. El único inconveniente es que no existía vida, y la Oscuridad comenzaba a sentirse solo. Por eso, creo a la Luz, para que le hiciera compañía, y junto a ella tuvo al resto de los creadores del mundo: Agua, Fuego, Tierra, Aire y Trueno.

Se necesitaba firmamento, por lo cual el Trueno decidió crear el cielo, el Sol, la Luna y las estrellas. El Agua y la Tierra se unieron y de ellos nacieron los Continentes, las Islas y los Océanos. Por otro lado, el Fuego fue el encargado de dominar el magma que corría por el interior de la tierra, y de controlar los volcanes. Entonces crearon a los primeros habitantes, pero estaba desconformes porque siempre estaba oscuro. Entonces, la Luz iluminó a todo el mundo con su luz. Y entonces quedó aun mejor. Pero los seres que poblaban  el mundo, seguía desconformes; no podía haber siempre claridad, ni tampoco oscuridad. Así que la Luz y la Oscuridad se juntaron para dar el nacimiento al Día y la Noche... Aun así, no podía ser posible la vida, por lo cual el Aire fue el encargado de crear el oxígeno y todo aquello que fue necesario para la vida... Y así se originó el mundo.  

Entonces, ahora sí, el mundo fue perfecto. Las razas que habían sido creadas convivían en una perfecta armonía, al igual que los dioses primordiales, aquellos que habían sido los encargados de crear al mundo (la Oscuridad, la Luz, el Agua, el Fuego, el Viento, la Tierra y el Trueno). Los siete parecían vivir en paz. Sin embargo, parecía que entre ellos había cierto egoísmo. La Oscuridad, arrepentido de haber creado al resto de los elementos, y celoso de compartir el liderazgo con su esposa, la Luz, había comenzado a mostrarse frío, egoísta con el resto de los dioses, en especial con la Luz. Así que un día, decidió enfrentarla.

Fue una dura batalla, ya que ambos eran los más poderosos de los siete. Pero finalmente la Luz logró vencer a la Oscuridad, pero no logró asesinarlo. Compadeciéndose de él, decidió que lo mejor que podía hacer era perdonarle la vida, pero encarcelarlo en el mundo de los muertos, para que nunca pudiese salir de allí y volver a querer apropiarse del mundo.

Llegan los humanos.

Miles de años pasaron desde el enfrentamiento de la Luz contra la Oscuridad. Las razas primitivas convivían en paz, dividiendo el continente en diferentes territorios. Por un lado se encontraba el territorio de los elfos, por el otro el de los enanos, un poco más alejados se encontraban los centauros, y así... Pero un día llegaron al mundo unas extrañas criaturas. Eran parecidas a los elfos, pero tenían la piel más oscura, las orejas más pequeñas y el cabello grueso y trenzado.

Estas personas venían desde el mar en grandes barcos. Venían vestidos de piel y con cascos con cuernos. Al principio, las criaturas originales del continente los consideraron enviados de los seis dioses mayores (ya que la Oscuridad había sido encarcelado). Al principio, los trataron con cordialidad, pero la mayoría de estos nuevos seres, llamados humanos, tenían una corazón lleno de maldad y no comenzaron en ver la posibilidad de crear sus propios reinos en aquella nueva tierra. Así que regresaron por donde vinieron y luego regresaron acompañados de cientos de hombres, quienes lucharon con firmeza contra los nativos del continente. Poco a poco, los humanos lograron avanzar cada vez más al interior del continente, conquistando más y más territorios. Finalmente, las criaturas originarias de aquel mundo, comenzaron a tomar cada vez más resistencia hasta que lograron llegar a un acuerdo de paz con los humanos.

Así quedó firmado: los humanos y el resto de las criaturas comenzaron a vivir en paz desde aquel momento, quedándose los humanos con la mayor parte de los territorios que habían conquistado, y devolviendole una pequeña parte a las razas originarias. Luego de eso, la Luz trató de infundir sentimientos de paz en sus corazones para que no volvieran a tratar de conquistar el continente y de cerrar el portal por el que los humanos habían llegado a ese mundo.

Los humanos entonces, aprendieron muchas cosas de los seres originales de aquella tierra, así como esos seres aprendieron de los humanos. Lo más que lograron aprender los humanos fue la magia de parte de los dragones. Así nacieron los magos y brujas.

En medio de esta era de paz, la Oscuridad no tardó en volver a hacer estragos... Aun estando encadenado en el Inframundo, la Oscuridad encontró la forma de comunicarse con los humanos, e incitarlos a utilizar la magia para fines oscuros, para cumplir sus cometidos, para atemorizar a las personas. Muchos ignoraron a la Oscuridad, pero muchos más decidieron hacerle caso.

Cinco o seis años después de que la Oscuridad le hubiese revelado a los humanos que podían usar la magia para el mal, estos comenzaron a pensar en conquistar completamente el continente. Y así lo hicieron.

Nalmath; el mago más grande de todos los tiempos.

Los humanos consiguieron avanzar mucho en pocos meses gracias a los magos y brujas oscuros, pero existió uno de ellos, llamado Nalmath, que decidió utilizar su magia para el bien y con ella ayudó a las criaturas mágicas.

Durante un largo tiempo, Nalmath logró detener a los humanos y a los magos que querían conquistar el continente, pero fue derrotado y entonces decidió auto-exiliarse a una isla.

Año después, luego de haberse recuperado de la derrota, de haber planeado cuidadosamente un ataque sorpresa y de conseguir quienes lo siguieran, intentó luchar por la libertad de las criaturas mágicas por segunda vez. Así que con la ayuda de criaturas mágicas, humanos y magos que estaban en contra de la conquista, se opusieron a los tiranos... pero desgraciadamente, Nalmath fue vencido por última vez, pues fue asesinado. A partir de esto, hay quienes afirmaron que fue traicionado por los suyos, pero lo cierto es que fue asesinado y las criaturas mágicas fueron llevadas al borde de la extinción.

Zyah Drukna escapa de la cárcel; aparecen las Mascaras y se crea la Orden.
Tiempo después de que Garard Hewitt hubiese hecho un pacto de paz con las criaturas mágicas y que estas hubiesen comenzado a ser numerosas nuevamente, un peligroso hechicero de nombre Zyah Drukna logró escapar de la cárcel de máxima seguridad para seres mágicos ubicada en las montañas, al norte del reino. Sin embargo, al tratar de escapar, fue gravemente herido, aunque no fue nada que le impidiera escaparse. No obstante, ya cuando estaba demasiado lejos, se detuvo. Estaba cansado y comenzaba a ponerse pálido, claramente pronto moriría. Sin embargo, en su juventud, Zyah había oído sobre los liches, y sabía que para ello necesitaría un objeto escogido por él y un ritual. Así que se transportó a su antigua casa. Allí buscó su libro de hechizos y lo convirtió en el objeto que albergaría su alma para toda la eternidad... y así comenzó con el ritual, hasta que finalmente logró convertirse en liche.

Tras convertirse en liche, Zyah comenzó a reclutar magos, brujas y humanos que estuvieran de acuerdo con exterminar a todas las criaturas mágicas, y luego de tener a varios en sus filas, les ordenó a todos que comenzaran a generar disturbios, a asesinar seres mágicos aunque cubriéndose el rostro con mascaras de color negro, ganándose el nombre de Mascaras Negras. Al mismo tiempo, Andural Theganli, un mago perteneciente a la corte de Erona, decidió crear la Orden de Nalmath (con la aprobación del rey) para garantizar la seguridad de las criaturas mágicas.
avatar
Mensajes : 30

Monedas : 5728

Masculino
Ambientación
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.